Blogia
golpes bajos

Semana Santa y programación

Semana Santa y programación

Vuelve la semana santa. Y vuelven con ella, como todos los años, un racimo de películas que ya peinan canas y que se agrupan todas en un género que podríamos llamar peplum pascual. Son pelis de romanos en las que el tema de los protocristianos aparece de alguna u otra forma. Ben Hur, Quo Vadis, La Túnica Sagrada, o Barrabás, son buenos ejemplos de este género, que puede llegar a conseguir que algunos le cojamos a la Semana Santa el mismo asco que ya le tenemos a la Navidad. Ya podían poner La Vida de Brian, o La Última Tentación.

Por si no fuera suficiente con las de siempre, aprovechando la ocasión nos endiñan una buena dosis de telefilmes basura de serie B, o C, o D, que repiten la temática de las clásicas. El fin de semana pasado cayeron por lo menos un Jesús y un Moisés. Como los teleflines de familias yankis desestructuradas, pero varios milenios antes, que tanto en el caso de Jesús como en el de Moisés se trata de familias, como poco, desestructuradas.

Pero no todo iba a ser malo: los programadores hacen penitencia y se redimen con otra peli. Cuelan entre los bodrios de larga duración una gran joya del cine (también de larga duración): Espartaco. Es curioso que ésta caiga en el saco de las otras, cuando no aparece en ella Cristo por ningún lado. Me la veo todas las Semanas Santas. Un canto al amor y a la libertad, escrito por un Dalton Trumbo en la semiclandestinidad. Me gusta especialmente la partitura, de Alex North. De escenas, si me dan a elegir me quedo con la del beso en escorzo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres